Soñando otro mundo…

A fines de diciembre del año pasado, hice una de mis tantas compras impulsivas. Esta vez fue diferente porque se trataba de un deseo infantil que nunca fue satisfecho, permaneciendo inconcluso durante años. Toda la vida quise tener esa colección, pues había leído uno de los libros y a pesar de mis ansias, no pude “conseguir” los otros con ninguna amistad del momento. Hoy, a mis casi veintiséis años me di el gusto de comprar Las Crónicas de Narnia con despacho a domicilio. Podría haber ido a la tienda, pero la posibilidad de que llegara sin previo aviso un día indeterminado (dentro de un plazo determinado) me causaba una emoción especial. Cuando llegó, me abalancé sobre el paquete, saqué cada libro de su envoltorio y luego de olerlos, tocarlos y mirarlos, busqué mi lápiz de tinta negra y puse mi nombre en cada uno de ellos. Los ordené cuidadosamente de acuerdo a lo recomendado por un experto en el tema y me dispuse a la lectura. Quiero mencionar que seguí el orden estricto de los fieles de C.S. Lewis, es decir, de acuerdo a la escritura de cada uno y por supuesto, siguiendo un tiempo más bien “humano” para descubrir este mundo.

Llevo dos meses de lectura y aunque no he terminado aun la colección, no puedo más que agradecer la posibilidad de haber completado este deseo. Primero agradecer a C.S. Lewis por un trabajo que no tiene otra forma de calificarlo: es una obra maestra. Por donde se la mire cumple el objetivo de la fantasía como género literario (ahora lo sé); y por otro lado, logra sacarte de este lugar mundano, horrible e impersonal, como era la Inglaterra de comienzos de siglo y que en realidad sólo hace una revisión general del mundo adulto, que es más bien incomprensivo y frío.

He revivido la ilusión de la más tierna infancia creyendo en la existencia de un lugar donde tal vez yo, si encontrara el ropero mágico, un cuadro especial o un anillo de color, también podría entrar. Tal vez si sólo me concentrara muy bien, cerrara mis ojos y sucediera. He reído a carcajadas con la ingenuidad de los personajes (y también con su ingenio por supuesto). Su lealtad, valentía y solidaridad me han emocionado hasta las lágrimas. He sentido miedo de gigantes enemigos, de brujas malvadas y de pronto he reconocido una melena inmensa que actúa como un bálsamo ante tanto dolor… ¡Qué ganas de poder abrazarla y sentir su aroma!…

Estoy a punto de terminar de leer Las Crónicas de Narnia, me falta sólo “La Última Batalla” y tengo sentimientos encontrados: muero de ganas de saber qué ocurre en ese último libro y al mismo tiempo me invade una profunda tristeza por finalizar una historia que me ha hecho pasar por tantas emociones. Tendré que enfrentar esta pérdida más bien como una ganancia, al finalizar el día siempre puedo volver a cada uno de los libros y releerlos, tal vez con otros ojos, pero con el cariño que merece cada uno de ellos.

6 thoughts on “Soñando otro mundo…

    • Son 7 libros en total. Ahora la ediciones vienen con un orden de lectura diferente, pero debería ser así:

      – El león, la bruja y el ropero
      – El Príncipe Caspian
      – La Travesía del Viajero del Amanecer
      – La Silla de Plata
      – El Caballo y su Niño
      – El Sobrino del Mago
      – La Última Batalla

  1. Desde que alguna vez lei lo del “nino interior” siempre lo he respetado.

    Basicamente es que en todos los seres humanos, cuando de desarrollan y maduran, la sociedad obliga a comportarse dirigirse de ‘cierta manera’, en la mayoria de las civilizaciones es responsabilidad, seriedad, compromiso, etc. El tema final es que, no es malo, pero todos tenemos a nuestro nino interior adentro, nunca se va ni ira, y es muy importante mantenerlo contento, alegre, pues es el quien, a fin de cuentas, nos domina (depresion, tristeza, llanto, alegria, amor, etc.).

    Por lo tanto, siempre que tu nino interior te solicite algo (y mas aun si a gritos) debes complacerlo, desde un libro de la ninez, hasta el jugar con ninos para sentirte nino y despreocuparte un momento.

    Tomaste una excelente decision, complacer a tu nina interior, y no te preocupes porque acabe, porque siempre podras releer y releer, esa es la maravilla, solo acaba cuando tu lo deseas.

    Saludos!

  2. Hola Fanyta, no había encontrado tu blog antes. Ahora leo esto y me alegro mucho de que Narnia te haya tocado alguna fibra. Es síntoma de que algo está bien todavía, de que aún no nos hemos vuelto parte del mundo “adulto” e impersonal en el que luchamos diariamente.

    Estaré pasando más a menudo.

    Saludos,

    E.

    • Hola Emilio,

      Gracias por visitar mi blog, la verdad es que hace poco lo estoy difundiendo un poco más, partió como un espacio bien personal y últimamente lo he diversificado con otros temas que me interesan.

      Sobre Narnia, quedé definitivamente viuda de Lewis y en compensación me dediqué a leer las Cartas a los Niños, voy en la mitad de Mientras no tengamos rostro y tengo pendiente comenzar con la trilogía de Perelandra. Creo eso sí, que una mejor forma será continuar con Ursula Le Guin.

      Saludos y nos estamos leyendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s